Más de Portada
Eleva Fed tasas; seguirían alzas en 2018
Weinstein también es mi monstruo.- Salma
Acusan ONGs simulación en Ley de Seguridad
Moverá Ford a China producción de Fusion
Evita Real Madrid ridículo en Mundial
Mantienen cierre en lateral por derrumbe
Es inviable pago a ninis.- Mancera
Formalizan coalición Morena, PT y PES
Buscará Treviño Alcaldía de San Pedro
Anuncian lineup del Pa'l Norte 2018
Yo dije que Moore no ganaría.- Trump
Abandonan cuerpo desmembrado en plaza
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Revela su lucha contra desorden mental

  • "Persian ceiling" es una de las obras de Dale Chihuly, pionero del arte en vidrio. Foto: AP
AP
El artista del vidrio estadounidense Dale Chihuly tiene obsesión por coleccionar. En su casa guarda hojas con timbres postales, cuchillos de bolsillo y figurines de carnaval de la primera mitad del siglo 20.

En medio de este desorden ordenado, los objetos dejan entrever sus gustos más eclécticos: una fila de libros de Ernest Hemingway y una pared entera dedicada a Vincent van Gogh, ambos genios creativos azotados por la depresión.

Chihuly también ha tenido problemas con su salud mental, por momentos frágil y por otros luminosa, como su arte.

Ahora, a sus 75 años, abordó por primera vez públicamente su desorden bipolar. Él y su esposa, Leslie Chihuly, dijeron que no quieren omitir de su legado esta parte tan importante de quien es.

"Dale es un gran ejemplo de alguien que puede tener un matrimonio exitoso, una familia exitosa y una carrera exitosa, y padecer una enfermedad muy debilitante y crónica", dijo Leslie.

Chihuly, quien comenzó a trabajar con vidrio en los 60, es un pionero en el movimiento artístico con este material. Es famoso por estilos que incluyen formas similares a caracolas marinas, cestos y candelabros, así como grandes instalaciones en jardines botánicos y museos.

Pero el lado opuesto de esa creatividad ha sido por momentos oscuro. Comenzó a sufrir depresión cuando era veinteañero, dijo, y ese sentimiento comenzó a mezclarse con periodos maniáticos cuando se acercaba a los 50 años.

"No estoy mucho en un estado neutral. Cuando estoy arriba generalmente trabajo en proyectos, muchas veces es un periodo de unos seis meses. Cuando estoy abajo entro en hibernación".

Su esposa señaló que si solo entrara al estudio en sus periodos positivos no habría tenido una carrera.

Es ella quien se encarga del estudio del artista y expresa las dificultades que ha enfrentado su relación de 25 años por su enfermedad. Han tratado de hacerle frente con distintas terapias, medicamentos y una escala de 1 al 10 que le permite comunicar cómo se siente, indicó.

El consejo que el artista les daría a otros que padecen bipolaridad es ir a un buen doctor.

"Tratar de vivir con eso, saber que cuando estás realmente deprimido las cosas van a cambiar pronto. Y aprovechar cuando se sienten animados para hacer todo lo que les sea posible".

Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS