Recibe en tu email las próximas
columnas de Ximena Peredo
1 mes
2 meses
3 meses

La Indepe amenazada

Ximena Peredo


Los vecinos de Tanques de Guadalupe y de la legendaria Colonia Independencia llevan más de un año protestando contra una megaobra vial que dividiría su barrio en dos.

Los promotores de la interconexión Macroplaza-Valle Oriente les aseguran que la obra dispararía la plusvalía de sus casas, que les conviene, pero la mayoría de los vecinos se encoge de hombros, como si les hablaran en otra lengua: ¿y eso qué?

Al referirse a su colonia, una vecina entrevistada para esta columna me dijo: "Éste es un buen lugar para ser pobre. Aquí no nos falta nada: tenemos todos los servicios, fruta y alimentos frescos los domingos, clínicas, el Metro a 15 minutos, árboles frutales comunales, un centro comunitario de primer orden. Debe ser horrible ser pobre y vivir en los márgenes de la Ciudad, pero aquí con poco dinero tenemos calidad de vida. ¿Para qué queremos que valgan más nuestras propiedades si perderemos esto que tenemos?.

Los promotores oficiales aseguran que los vecinos que han interpuesto amparos contra la obra están mal informados. Si conocieran los detalles, advierten, estarían agradecidos por los beneficios que van a recibir.

"Son los que más rápido van a tener beneficios (porque) se va a regenerar toda el área, toda la colonia, declaró a EL NORTE Marco Heriberto Orozco, Secretario General de San Pedro.

Así son los planeadores. Sobre planos virtuales, no sobre espacios vivos, cortan, pegan y calculan costos. Aunque aún no hacen público el proyecto, los vecinos tienen información de que la intención es transformar dos calles (San Luis Potosí y Nuevo León) en avenidas de tres carriles de flujo continuo, y un paso a desnivel que cruzaría por arriba la Loma Larga para llegar a San Pedro.

Pero, ¿para qué? Hablan de la importancia de un par vial para desahogar el tráfico y, por otro lado, hablan también de mejorar urbanísticamente lo que llaman "Distrito Independencia, aunque a la fecha no muestran el proyecto.

Estas dos razones son absurdas. La primera porque jamás se resolverá el tráfico incentivando el uso del automóvil privado (es como "arreglar el problema de la obesidad usando una talla extragrande), y aunque está por ahí la idea de un Metrocable, este proyecto, nunca mejor dicho, sigue en el aire.

Por otro lado, la idea de que los habitantes de la Indepe tengan mejor movilidad y su barrio mejore es positiva, pero, ¿por qué no forman parte los mismos vecinos del diagnóstico y del plan?

En un mapa satelital de Google puede verse claramente que detrás de la Indepe y de Tanques de Guadalupe, del lado de San Pedro, hay cientos de hectáreas aún sin fraccionar. Con una conexión vial estos terrenos aumentarían su valor comercial. ¿Podría ser ésta la razón de fondo?

La Independencia tiene 200 años. Es la colonia más vieja de la Ciudad. Todos decimos que la conocemos, pero quizá sólo repetimos prejuicios cuando, su principal característica, lo que verdaderamente la distingue de otras colonias, es la calidad de sus relaciones sociales.

Aquí la gente recurre al vecino. Se siente respaldado. Aquí los abuelos se jactan de conocer al resto "de toda la vida.

Éste es uno de los últimos barrios que sobreviven al "progreso, resguardo de los saberes populares y de los oficios históricos del Monterrey preindustrial (el barrio podría sobrevivir sólo de lo que sabe hacer, no como el resto de la Ciudad, que necesita comprar todo lo que no sabe hacer).

Además, la Indepe nos recibe una vez al año, en el ritual urbano-religioso del 12 de diciembre. Y eso inspira orgullo, un orgullo en extinción.

Partirle la columna al barrio más emblemático de la Ciudad, romperlo en dos con avenidas de alta velocidad, es destruir su corazón, me dice la Dra. Lylia Palacios, socióloga y divulgadora de la riqueza intangible de este barrio.

¿Qué suerte correrá la Colonia Independencia? ¿Desaparecer como mucho del patrimonio comunitario de la Ciudad en una espiral de intereses en la que se buscará, una vez más, socializar las pérdidas y privatizar las ganancias? Nostalgia, nostalgia.

 
ximenaperedo@gmail.com
 
 

Es columnista, narradora y activista social. Tiene estudios en ciencia política y antropología, y actualmente estudia en la Universidad de Coimbra, en Portugal, una maestría en estudios democráticos. Desde 1998 escribe semanalmente en las páginas editoriales de EL NORTE.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS