Más de ElNorte
Indaga Federación a Fiscal de Guanajuato
Afirman que EU ofrecerá vacunas a migrantes en frontera
Buscan, otra vez, desafuero de Huerta y Toledo
Estoy muy orgullosa de mí.- Biles
Reportan 18,911 casos más en México
Anuncian orden para vacunación en Monterrey
Asaltan al futbolista Erick Gutiérrez en CDMX
Muere Diputada del PT por Covid
Sube a 79% ocupación hospitalaria
Los casos de acoso del Gobernador de Nueva York
Avanza ratificación de Ramírez de la O como titular de SHCP
Benchmark / Coma, o no coma
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Multiplaza?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Es necesario ser generosos.- Le Clézio


Silvia Isabel Gámez
Su primer recuerdo es el estruendo de una bomba, en Niza, durante la Segunda Guerra Mundial. Jean-Marie Gustave Le Clézio tenía 3 años de edad.

"Creo que eso hizo que odiara la guerra. Para mí, los países desarrollados son los que favorecen la paz universal, como México, que nunca trató de colonizar otra nación, o Isla Mauricio, el país de mis padres", afirma el Nobel de Literatura francés.

Durante la guerra leía los diccionarios que había en la biblioteca de sus abuelos. Era su única puerta abierta al mundo, dice. "Cuando tenía diez años, descubrí a Maupassant, una buena escuela para entender a los adultos".

Le Clézio busca replicar esa experiencia con su Fundación por el Interculturalismo y la Paz, que distribuye en los colegios pobres de las islas del Océano Índico --Mauricio, Rodrigues, de la Reunión-- novelas de Balzac, Dickens, Zola. Algunos de esos niños, afirma, nunca antes han tenido un libro.

A sus 73 años, ya no es aquel joven aventurero que vivió con los indios embera de Panamá y recorrió los caminos de Michoacán, pero no ha perdido la curiosidad por descubrir otros horizontes. "La vida, para mí, sigue siendo una aventura".

Su familia es errante. Recuerda que su padre, médico, pasó varios años en la selva de Guyana, luego se trasladó a África y su madre lo acompañó en un viaje a caballo por la sierra de Camerún.

"Nos inculcaron que no todo estaba en los libros. Había que viajar y conocer, descubrir la verdad", explica. "Nunca he pensado que la literatura es sólo leer y escribir, es también vivir aventuras, conocer gente y nutrirme de lo que el mundo ofrece. Para escribir necesito una mesa, y si no la tengo, un pedazo de madera, pero lo que me hace falta es salir, encontrar otras realidades".

La literatura no puede existir sin una fuerza que la impulse, señala Le Clézio. "Cuando estoy leyendo o escribiendo, siempre me pregunto por qué. Si no hay un motivo, el libro no vale. No se trata de algo moral, la fuerza está en el lenguaje".

Pero su principal razón para escribir es simple, afirma: no puede dejar de hacerlo. "El lenguaje es como las olas del mar, viene una palabra tras otra, eso impulsa a continuar".

Ha dicho: "Escribo para intentar saber quién soy".
Es un poco la cuestión del doble: si uno lo encontrara inmediatamente se volvería cenizas. Lo importante es el proceso de indagación, eso provee el alimento para la literatura.

¿Aún busca con su escritura desafiar a la realidad?
Cuando le preguntaron a Salman Rushdie si escribía sobre la realidad, contestó: "Creo que la realidad no existe". El escritor no puede estar convencido de que exista algo llamado realidad, porque su trabajo consiste precisamente en mezclar elementos de la realidad con la imaginación, la memoria, y el resultado es algo diferente. Sí, un desafío a la realidad.

Autor de títulos como El Africano, Onitsha, La Música del Hambre, El Pez Dorado y El Sueño Mexicano o el Pensamiento Interrumpido, en los que narra su inmersión en otras culturas, que le ha permitido, ha dicho, experimentar "vidas sucesivas", Le Clézio trabaja ahora en una novela sobre Isla Mauricio, su historia de continuos mestizajes.

Siempre pendiente de México, considera que encontrará en el pasado la fuerza para derrotar al mal. "Pero hay que decir que el narcotráfico existe porque la demanda viene de Estados Unidos, así que es un combate que México tiene que dar con la alianza de ese país".

¿Qué piensa del avance de la extrema derecha en las elecciones municipales francesas?
Es una catástrofe. Siento mucha vergüenza de lo que está ocurriendo en Francia, y en Alemania, Inglaterra, Italia, donde hay una ascensión lenta, pero firme, del racismo y la intolerancia. Europa tiene mucha culpa de lo que sucede, porque su desarrollo se basó en la explotación de otros países. Los europeos tendrían que devolverles un poco de esa riqueza. Pienso que la crisis actual se debe a que Europa no ha compartido su riqueza y su conocimiento. No lo entiendo porque vivimos todos en el mismo mundo.

¿Cómo se traduce esta situación en su literatura?
Me da el impulso para continuar escribiendo novelas, cuentos, que ilustren este desequilibrio, para escribir sobre la necesidad de ser generosos, de no permanecer encerrados en nuestro mundo, de abrir la puerta y dejar entrar el aire.

En el marco de las celebraciones por el centenario de Octavio Paz, Le Clézio ofrecerá hoy una conferencia magistral, a las 13:00 horas, en la Biblioteca de México. Será presentado por Alberto Ruy Sánchez.

El acceso a la conferencia requiere registro previo. Puede hacerlo en: www.octaviopaz.mx.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Más de Multiplaza

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS