Más de ElNorte
Indaga Federación a Fiscal de Guanajuato
Afirman que EU ofrecerá vacunas a migrantes en frontera
Buscan, otra vez, desafuero de Huerta y Toledo
Invaden barras cancha y desatan violencia
Estoy muy orgullosa de mí.- Biles
Reportan 18,911 casos más en México
Roban relojes a clientes de cafetería en San Pedro
Los casos de acoso del Gobernador de Nueva York
Anuncian orden para vacunación en Monterrey
Benchmark / Coma, o no coma
Asaltan al futbolista Erick Gutiérrez en CDMX
Muere Diputada del PT por Covid
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Paz: su presencia regia


Daniel de la Fuente

Muy probablemente el 20 de julio de 1955 sea la primera mención que hizo EL NORTE de Octavio Paz:

"Se espera sea todo un éxito el Ciclo Alfonsino que la Escuela de Verano de la Universidad de Nuevo León está organizando para la primera semana del entrante mes de agosto", dice la nota.

"Esa semana se dictarán varias conferencias diariamente, las cuales estarán a cargo del Lic. Manuel Calvillo, Lic. José Alvarado, Sr. Octavio Paz, Sr. José Luis Martínez y Lic. Alfonso Rangel Guerra, disertando sobre la obra de don Alfonso Reyes en su jubileo de oro como escritor, que la Universidad de Nuevo León va a celebrar", concluye, y no deja de llamar la atención la curiosidad de que ni Paz ni Martínez aparezcan como "licenciados". Paz dejó la carrera tras la muerte de su padre, "atado al potro del alcohol", en la vía ferroviaria Los Reyes-La Paz.

Antes de este evento alfonsino, sin embargo, Paz ya había visitado Monterrey: fue el 14 de febrero de 1955 cuando, invitado por el todavía Rector Raúl Rangel Frías, vino a dictar un ciclo de cinco conferencias titulado "La creación poética".

"El poema es tan antiguo como la existencia misma del hombre", señaló en una de sus charlas quien sería Nobel, de acuerdo a Vida Universitaria. "Apenas habla y hace poemas. A lo largo de la historia del hombre, la poesía parece acompañarlo siempre. Si no es fácil conocerla, sí lo es reconocerla. Sin mostrarse se revela. Es una presencia antigua que regresa siempre y siempre se fuga".

Alfonso Rangel Guerra apunta en el libro Desde el Cerro de la Silla que estas ponencias formarían parte de El arco y la lira, alto volumen de ensayos de Paz sobre la esencia y el quehacer poéticos, el cual vería la luz en 1956.

Seguramente fue en ese primer viaje de febrero de 1955 a la Ciudad que sucedió lo que enseguida se consigna. Paz se lo narró a Anthony Stanton en una entrevista publicada en 1988:

- ¿Se puede decir que El cántaro roto es un poema "visionario", en el sentido de que propone una visión utópica frente a una realidad hostil?

"Déjeme contarle la historia de ese poema. Llegué a México en 1953, después de diez años de ausencia, y en 1955 tuve que ir a San Luis Potosí y a Monterrey porque me habían invitado a dar unas conferencias. Hice el viaje en tren y atravesé los desiertos cerca de San Luis. Ese paisaje desolado me produjo tristeza y desesperación".

Así, nuestro desierto inspiró al poeta.

Kátharsis

Rangel Guerra cuenta una anécdota muy emotiva en Desde el Cerro de la Silla, sobre aquella primera visita de una semana en febrero de 1955.

Notas Relacionadas

Al final, unidos en torno al poeta
Los antiguos detractores de Octavio Paz, de Roger Bartra a Jorge Volpi, se acercaron a las posiciones ideológicas que defendía el Nobel.
Honrarán regios al Nobel
Distintas instituciones de Monterrey se suman a la conmemoración del centenario de Octavio Paz que se celebra mañana.
Paz en claro
En el 100 aniversario del natalicio de Octavio Paz, que se conmemora el lunes, te invitamos a recorrer su vida.
Presentan un casi inédito de Paz
Ya que desde 1965 sólo se habían editado 197 ejemplares, la publicación de 'Viento entero' de Paz ha sido casi la aparición de un inédito.
Rinden homenaje musical a Paz
El pianista ruso Dmitri Dudin cayó rendido ante el poema 'Piedra de Sol' y compuso 'Ofrenda del tiempo', que sonará en el Cenart el viernes.
Pide Todorov una crítica libre
El historiador Tzvetan Todorov, quien rememora su relación con Paz, afirma que los intelectuales no deben depender del poder político.
'No era el cacique que imaginan'
Eliot Weinberger, traductor de Octavio Paz, recuerda cómo trabajaron cerca de 30 años juntos sin que hubiera un solo momento de encono.
Es necesario ser generosos.- Le Clézio
El Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio viene a celebrar el centenario de Octavio Paz con una conferencia en la Biblioteca de México.

Fotogalería

Nobel de Literatura 1990

76
Años que tenía el poeta al momento de recibir la distinción.
48
Los minutos duró el discurso que pronunció durante la ceremonia.
9
Los escritores en lengua castellana recibieron el galardón antes que él.

Octavio Paz


"En esa ocasión invitamos a Octavio Paz para que nos diera una plática y aceptó darla el sábado en la mañana. Fuimos a la Biblioteca Universitaria (.) situada en un lugar cercano al Cerro del Obispado (Prepa 2). Me tocó llevar a Octavio Paz y cuando llegamos ya estaba reunido el grupo de Kátharsis, allí estaban Hugo Padilla, Arturo Cantú, Ario Garza Mercado, Homero Garza y otros (también José Ángel Rendón). Todos muy jóvenes, con 20 años o menos. Nos sentamos en una mesa larga, la de los lectores de la Biblioteca, y Octavio Paz quedó en la cabecera. Paz nos habló de poesía y leyó algunos de sus poemas.

"Fue una sesión que empezó como a las 11:30 de la mañana y duró aproximadamente una hora y media. Era en pleno verano y a la una de la tarde, cuando salimos de la Biblioteca, el sol regiomontano caía a plomo. Se despidieron todos de Octavio paz y lo llevé al Hotel Ancira. Pero antes de subir al automóvil, vimos a los jóvenes poetas bajar la pendiente del jardín de la Biblioteca, bajo aquel sol canicular, y aunque ya se alejaban de nosotros, era fácil notar por sus movimientos lo animado de su conversación, y Octavio Paz me dijo: 'Mírelos, mírelos, van felices con la poesía'".

Hugo Padilla, director fundador de Kátharsis, revista que trajo la vanguardia literaria a Monterrey en aquella mitad del siglo 20, cuenta también en Desde el Cerro de la Silla que, tras esa charla de febrero, le presentaron a Paz la intención de lanzar su revista, así como algunas propuestas de contenido. El poeta les dijo que no veía mal el material, pero que podía ser corregible, y sugirió ponerle de nombre El cascabel al gato.

"Esa idea de Octavio no nos convenció", cuenta Padilla, por lo que más tarde otro de sus integrantes, el poeta y psicoanalista Homero Garza, propuso el nombre definitivo, en tanto Alfonso Reyes les sugirió acentuarlo, en caso de que decidieran llamar la revista así, y con "k" y "th". Y quedó.

Paz publicó en Kátharsis una sola colaboración, en el número de octubre de 1956: el relato poético "Cabeza de ángel", publicado originalmente en 1948 en el volumen Arenas movedizas, e incluido después en ¿Águila o sol? (1951) y, finalmente, en Libertad bajo palabra (1960). El texto de Paz en la publicación regiomontana aparece justo enseguida de la también única colaboración en ella del Regiomontano Universal: el texto "Etapas de la creación".

Alfonso Reyes

Después de aquella semana de febrero de 1955, Paz participó en el mencionado ciclo de conferencias sobre Reyes, el 3 de agosto de ese año, que dio pie a la nota en EL NORTE. El título de su conferencia fue "Ifigenia o la libertad", sobre el poema dramático Ifigenia cruel.

Sobre el Regiomontano Universal, Paz escribió: "Reyes es un hombre para quien la literatura es algo más que una vocación o un destino: es una religión". Además, a su muerte escribiría la bella evocación "El jinete del aire".

Paz le debía mucho a Reyes. Así lo reconoce en una entrevista publicada por Anthony Stanton en 1988:

"Al terminar la primera versión de Libertad bajo palabra no sabía qué hacer. Era una ruptura no sólo con mi poesía anterior sino con la poesía que en ese momento se escribía en México. Ruptura en dos sentidos: por la introducción del coloquialismo -algo que no estaba en la poesía de mis contemporáneos o de gente más joven que yo, como Chumacero- y, por otro lado, por el alejamiento del tema social a la manera de la poesía engagée, como la practicaban Neruda o los poetas españoles de aquellos años. También aparecían, más débilmente, ciertos temas afines a los que llamaríamos la tradición surrealista, como en el poema final, Himno entre ruinas...

"Le escribí a Alfonso Reyes, sin muchas esperanzas, enviándole el manuscrito. Me respondió inmediatamente con una carta muy generosa y entusiasta: como el Fondo de Cultura en aquella época no quería publicar libros de poetas mexicanos, me dijo que el libro aparecería en la colección Tezontle del mismo Fondo pero que El Colegio de México pagó la edición de Libertad bajo palabra. El libro se vendió y tuvo cierto éxito. Reyes me pidió que enviase otro libro pronto y se lo envié, unos meses después: ¿Águila o sol?".

La vida siguió. Paz fue amigo y compañero de generación de José Alvarado y Raúl Rangel Frías, integrante también del grupo Barandal, le mereció siempre un admirable respeto, que se constata en una carta fechada el 8 de diciembre de 1961, en París, donde le agradece una misiva enviada días antes. Rangel había concluido su gubernatura deslumbrante.

"No he recibido aún las dos publicaciones de que me hablas", le dice Paz al prohombre de la cultura nuevoleonesa. "Cuando me lleguen las leeré con mucho interés. Tu obra como Gobernador ha sido, a mi juicio, ejemplar. Lo que has hecho por la Universidad de tu Estado por sabido se calla.

"Recibí, hace unos días, tu Discurso Final, pronunciado ante los universitarios de Monterrey (marzo de 1955). Entre todo lo que dices, destaco una frase que me hace recordar nuestra juventud: Nuestros maestros son los jóvenes. Eso es lo que se olvida con mucha frecuencia en México -y en todas partes".

Sor Juana y el Tec

Paz mantuvo noticias a lo largo de los años de lo que acontecía en el desierto, lo que se confirma con el prólogo que hizo de la Carta de Sor Juana al P. Núñez publicada por su descubridor, el ya fallecido Aureliano Tapia Méndez, en Autodefensa espiritual de Sor Juana, que a su vez Paz incluiría en una nueva edición de su monumental Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe.

Ya Nobel, el 30 de agosto de 1993, en el marco del 50 aniversario del Tecnológico de Monterrey, Paz vino a impartir la conferencia "¿Cómo y por qué escribí El laberinto de la soledad?", texto incluido en Itinerario.

En 1999, Gerardo Maldonado, titular de Difusión Cultural del Tec, contó un episodio tras bambalinas de aquella visita.

"Con Octavio Paz tuve una experiencia maravillosa, aunque sí la regué en una sola cosa.Lo invitamos a los 50 años del Tec, pero cuando íbamos a comer él, Marijo y yo, de estúpido le dije que había visto a Elena Garro en París y que me había dicho que estaba muy apurada de dinero".

La reacción de Paz no se hizo esperar y, muy molesto, le respondió que eso no era posible.

"Me dijo: 'Gerardo, yo mando tal cantidad mensual y no puede ser cierto', yo supe que había metido la pata y en eso Marijo interviene y dice 'Gerardo, Elena Garro es una extraordinaria escritora', y me di cuenta que nos estaba salvando a todos para salir del conflicto", recordó Maldonado.

Entrevistado por EL NORTE a su partida al día siguiente, Paz evocó su relación con la Ciudad:

"Yo tuve grandes amigos regiomontanos", comentó. "Mi amigo de la adolescencia fue Pepe Alvarado; lo conocí cuando estudiaba en la Escuela Nacional Preparatoria, llegó ahí de Monterrey, y a través de él conocí a muchos otros como Raúl Rangel, que fue rector de la Universidad de aquí".

"Me voy contento y emocionado por la recepción de los estudiantes, y espero volver pronto".

Fue su última visita a la Ciudad, aunque la presencia del intelectual más grande del siglo 20 mexicano se extenderá y nos dará la vuelta, una y otra vez, aquí y en México, a lo largo del tiempo.



Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

El Nobel visto por autores regios
Autores regios hablan sobre Octavio Paz y su obra.
Con su adiós, muere el siglo
Afirman que críticas de la izquierda en contra del Nobel Octavio Paz se desvanecen.
Al final, unidos en torno al poeta
Los antiguos detractores de Octavio Paz, de Roger Bartra a Jorge Volpi, se acercaron a las posiciones ideológicas que defendía el Nobel.
'Fue un puente entre culturas'
Resaltan de Octavio Paz la extraordinaria belleza de su pluma y su influencia como intelectual.
Honrarán regios al Nobel
Distintas instituciones de Monterrey se suman a la conmemoración del centenario de Octavio Paz que se celebra mañana.
Paz, un mentor para el mundo.- Le Clézio
El Nobel de Literatura Jean-Marie Gustave Le Clézio evocó el legado de Octavio Paz durante una conferencia en la Biblioteca de México.
Paz en claro
En el 100 aniversario del natalicio de Octavio Paz, que se conmemora el lunes, te invitamos a recorrer su vida.
Presume el FCE la nueva Librería Paz
La nueva Librería Octavio Paz del Fondo de Cultura Económica fue presentada al público, aunque de manera parcial.
El laberinto de Paz: su pensamiento
La obra intelectual de Octavio Paz es una de las más grandes, ricas e influyentes de habla hispana.
El laberinto de Paz: palabras al aire
a obra intelectual de Octavio Paz es una de las más grandes, ricas e influyentes de habla hispana.
El laberinto de Paz: bajo clara poesía
La obra intelectual de Octavio Paz es una de las más grandes, ricas e influyentes de habla hispana.
Presentan un casi inédito de Paz
Ya que desde 1965 sólo se habían editado 197 ejemplares, la publicación de 'Viento entero' de Paz ha sido casi la aparición de un inédito.
Rinden homenaje musical a Paz
El pianista ruso Dmitri Dudin cayó rendido ante el poema 'Piedra de Sol' y compuso 'Ofrenda del tiempo', que sonará en el Cenart el viernes.
Pide Todorov una crítica libre
El historiador Tzvetan Todorov, quien rememora su relación con Paz, afirma que los intelectuales no deben depender del poder político.
'No era el cacique que imaginan'
Eliot Weinberger, traductor de Octavio Paz, recuerda cómo trabajaron cerca de 30 años juntos sin que hubiera un solo momento de encono.
Es necesario ser generosos.- Le Clézio
El Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio viene a celebrar el centenario de Octavio Paz con una conferencia en la Biblioteca de México.

Más de Literatura

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS