Más de ElNorte
Avala comisión desaparecer fideicomisos
Cuestiona Biden a Trump 200 mil muertes por Covid
Acumula México 77,163 muertes Covid
Mario es como un junior.- Muñoz Ledo
Alistan arrestos en 'ciudades santuario'
Reporta Rayados 2 casos más de Covid
Bomba en la LNBP: ¡jugará Ayón!
Publica Biden declaración fiscal previo a debate
Planean en NL segunda torre más alta de América
Supera NL 65 mil contagios de Covid
Caen padrastro y abuelo por muerte de niña en Nayarit
Cierran 90 mil restaurantes en la pandemia
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Crece entre regios el homeschooling

  • Gabriela Rodríguez adaptó una habitación de su casa para educar a sus hijos. Foto: Alejandro Garza
  • Marisol Rodero dirige desde su casa Nobis Pacem, un colegio a distancia en el que estudian sus tres hijas y que tiene unos 500 alumnos en distintas ciudades del País. Foto: Cortesía


Daniel Santiago
En octubre pasado, Ana Figueroa y su esposo decidieron buscar un rumbo diferente para la educación de su hijo Daniel, de 9 años, al dejar el colegio y explorar, desde su hogar, nuevas formas de aprender y de impulsar sus talentos.

Comenzaron así con el homeschooling o educación en casa, un fenómeno al que esta joven familia ha sumado elementos del siglo 21, buscando recursos educativos en internet y con la creatividad y la curiosidad como esencia de la formación del niño.

Daniel sigue un programa en línea de la Universidad de Stanford donde profundiza en temas que le apasionan, como la programación, cuenta Ana, madre de tres hijos.

Pero su modelo de aprendizaje, como el de otros niños que se han sumado a este nuevo movimiento, no se limita a libros ni a las cuatro paredes del hogar.

Las familias aprovechan otros espacios, como museos, bibliotecas e incluso fábricas para complementar la educación.

Estos padres también buscan derribar el mito de que el niño que no va al colegio es solitario o que no socializa.

En grupos de Facebook se organizan para intercambiar experiencias e incluso se reúnen. Hace unas semanas estuvieron en San Pedro de Pinta, donde los chicos presentaron sus proyectos de ciencia.

Incluso hay instituciones que han abierto espacios para ellos. La Biblioteca Benjamin Franklin, por ejemplo, ofrece cada semana un club de historia para los chicos.

Y cada jueves, Daniel acude con su madre y su hermana Emma, de 5 años y también homeschooler, como voluntario a un centro comunitario en Santa Catarina.

"Queremos hijos que sean felices, que aporten a una sociedad y que también sean apasionados por la vida", señala Ana, cuya familia es parte de una nueva comunidad de educación en casa que crece cada vez más en México y en Monterrey. 

LAS RAZONES

La mayoría entre los 30 y 40 años, profesionistas y con una mentalidad abierta al cambio, estos padres que hacen homeschooling están buscando opciones distintas a una institución formal. Algunos ven en la escuela un modelo obsoleto.

"Las escuelas son modelos para las fábricas del siglo 20. En el siglo 21 requieres emprendimiento, creatividad, innovación, pensamiento crítico, creativo", comenta Manuel Salorio, quien el año pasado decidió que sus hijas de 11 y 7 años dejaran el colegio para aprender en casa.

"Son habilidades que la escuela no está pudiendo dar ni está queriendo hacer".

Apenas este mes, la SEP dio a conocer su nuevo modelo educativo que coincide con estas características, pero que comenzará hasta el 2018. Estos padres de familia han iniciado por su propia cuenta.

Hay quienes reconocen que hay escuelas públicas y privadas excelentes, pero que buscan nuevas formas de educación.

"Yo los llevaba a colegio, y era muy bueno, nos gustaba mucho", cuenta Gabriela Rodríguez, madre de Roque, Franco y Matilde, y con maestría en educación.

"Pero quiero que tengan el gusto por aprender, por explorar, que ellos mismos decidan qué quiere aprender".

Roque cursó dos años en un jardín de niños. Ahora aprende junto con su madre y sus dos hermanos menores en un espacio de su casa adaptado con libros, cuadernos y colores. Llevan una vida sin la presión del colegio, cuenta Gabriela.

"Ellos se levantan, dan de comer a sus mascotas, riegan las plantas, tienden su cama. Está comprobado científicamente que los niños que ayudan más en su casa son más exitosos en su vida profesional y personal", dice.

En Estados Unidos, donde el homeschooling tiene ya un alto nivel de desarrollo, se calcula que hay más de 2 millones de estudiantes de kínder a bachillerato  que utilizan diferentes modelos.

En Monterrey, Marisol Rodero inició hace cinco años Nobis Pacem, una especie de colegio a distancia registrado en la SEP y basado en un método alternativo llamado Charlotte Mason, en el que estudian sus tres hijas.

"No encontré ningún colegio que me llenara al 100 por ciento, ya fuera académicamente, o por valores o por precio", relata.

"Tampoco me encantaba el modelo social donde los niños sentían mucha presión, ya sea por modas, por exámenes, por bullying. Entonces decidí hacer homeschooling".

Pero había un detalle, la certificación oficial, necesaria para diferentes trámites. Así que registró su modelo ante la SEP, cuenta, en donde están inscritos unos 500 niños de todo el País.

El año pasado, recuerda, hubo un crecimiento exponencial.

"Se dio un boom de crecimiento cuando salieron todas las noticias de que la SEP iba a tener (libros sobre) identidad de género y estas cosas", cuenta.

"Como que mucha gente se asustó, y ése fue uno de los grandes booms, fue impresionante, se triplicó (la cantidad de inscripciones)".

En enero, tras la tragedia en el Colegio Americano del Noreste, donde un estudiante disparó contra su maestra y compañeros y después se suicidó, las llamadas para pedir información sobre Nobis Pacem se multiplicaron, relata.

A nivel oficial, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, INEA, es la única opción para certificar estudios no escolarizados, pero sólo a nivel secundaria.

"No lo recomendamos (el homeschooling)", dice Edgardo Jiménez, delegado del INEA en Nuevo León. "Lo ideal es el trabajo que debe dar una escuela pública o privada establecida".

Pero estas familias quieren derribar los mitos que rodean al homeschooling, como el que sólo se realiza por pertenecer a una religión en especial.

"No se trata de decir 'yo soy homeschooler y nada más convivo con los homeschoolers. No, qué padre tener una diversidad de pensamientos, religiones, colores sabores, ideas", cuenta Ana Figueroa.

"Creo que cuando el colegio no funciona para tu hijo hay otras opciones y esas opciones diferentes pueden ser maravillosas".
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS