Más de ElNorte
Falta permiso a hospitales inconclusos en Edomex
Combaten incendios forestales en Michoacán
Desatan balaceras en Reynosa; abaten a 3
Buscan aumentar castigo por venta de fármacos ilícitos
Descansa nueva caravana en Huehuetán, Chiapas
Mueren dos en Morelos tras falla en paracaídas
Repiten Padres dosis a los Diablos
Cae ligado a 'El Marro' en Guanajuato
Cierra O'Ward en el top 10
Descarta Mueller colusión entre Trump y Rusia
Dice 'Gronk' adiós a los emparrillados
Matan a hijo de Edil en Tabasco
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Deja como legado impulso a la cultura

  • El funeral de Gilda Domínguez se realizó ayer en las Capillas Benito M. Flores. Foto: Omar Valdez
  • Una imagen de la boda de la promotora cultural con el editorialista Sergio Elías Gutiérrez. Foto: Omar Valdez


Daniel Santiago
Como una página importante de la cultura de Nuevo León por impulsar con sensibilidad a los creadores del Estado fue calificada Gilda Domínguez, promotora cultural que falleció ayer a causa de una complicación por la leucemia que padecía.

Abogada y promotora cultural, fue directora de la Casa de la Cultura de Nuevo León y el Centro de las Artes de Conarte.

"Gilda es una página muy importante en la historia de la cultura del Estado", dijo Jorge García Murillo, director del Centro de las Artes, espacio que Domínguez dirigió del 2007 al 2009.

Su amigo, el politólogo Mentor Tijerina, comentó vía telefónica que, al frente de la Casa de la Cultura, de 2004 a 2007, Gilda recuperó la vocación del espacio en la Avenida Colón.

"Gilda entendió muy bien la vocación de la Casa de la Cultura como un espacio en el que no solamente se presenta el trabajo de los artistas, sino que es un espacio de formación y de participación de los artistas", expresó Tijerina.

"Recuerdo muchas veces que decía que no había recursos en la Casa de la Cultura, pero nunca descuidó el papel de los talleres culturales. Ése es un aspecto importante en los promotores culturales".

Ayer, a su funeral en las Capillas Benito M. Flores asistieron personalidades de la cultura, la política y la academia local.

Entre ellos estaba Fidel Chávez, catedrático de literatura y amigo de Domínguez, quien destacó su capacidad de conciliar diferentes formas de ver la cultura y la política.

"Siempre trató de armonizar", comentó Chávez. "Creo que (como funcionaria cultural) con ella se trabajó de manera muy armónica y muy respetuosa".

Como directora del Centro de las Artes, Domínguez estuvo a cargo de exposiciones como la de "Abu Ghraib", de Fernando Botero.

"Esa exposición fue el debut de ella en el Centro de las Artes", dijo Rocío Castelo, historiadora y crítica de arte.

"Ella ponía mucho hincapié en entender el dolor humano", comentó. "Eso me encantaba porque generalmente en la cuestión de arte se ve como algo frío, y ella se involucraba tanto emocionalmente, que lograba hacernos a todos cómplices de lo que ella hacía".

El político Lucas de la Garza subrayó también su sensibilidad extrema.

"Su carácter le permitió reunir a personas de muy diversos ámbitos de primer nivel cultural en México y eso se debía a que tenía definitivamente una sensibilidad cultural extrema", comentó en entrevista.

A Gilda le sobreviven su esposo, el editorialista de EL NORTE, Sergio Elías Gutiérrez y sus hijos Sergio Elías y Anahí.

En 2009, al dejar la dirección del Centro de las Artes, Domínguez declaró sobre su trabajo en este espacio del Parque Fundidora.

"Me pareció una experiencia padre, me siento orgullosa y contenta. Pero éstos son cambios naturales que se tienen que dar".
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS




En Portada
Falta permiso a hospitales inconclusos en Edomex
Combaten incendios forestales en Michoacán
Desatan balaceras en Reynosa; abaten a 3
Buscan aumentar castigo por venta de fármacos ilícitos
Descansa nueva caravana en Huehuetán, Chiapas
Mueren dos en Morelos tras falla en paracaídas
Repiten Padres dosis a los Diablos
Cae ligado a 'El Marro' en Guanajuato

Deja como legado impulso a la cultura

Daniel Santiago
(29 abril 2016).-
  • El funeral de Gilda Domínguez se realizó ayer en las Capillas Benito M. Flores. Foto: Omar Valdez

  • Una imagen de la boda de la promotora cultural con el editorialista Sergio Elías Gutiérrez. Foto: Omar Valdez

Como una página importante de la cultura de Nuevo León por impulsar con sensibilidad a los creadores del Estado fue calificada Gilda Domínguez, promotora cultural que falleció ayer a causa de una complicación por la leucemia que padecía.

Abogada y promotora cultural, fue directora de la Casa de la Cultura de Nuevo León y el Centro de las Artes de Conarte.

"Gilda es una página muy importante en la historia de la cultura del Estado", dijo Jorge García Murillo, director del Centro de las Artes, espacio que Domínguez dirigió del 2007 al 2009.

Su amigo, el politólogo Mentor Tijerina, comentó vía telefónica que, al frente de la Casa de la Cultura, de 2004 a 2007, Gilda recuperó la vocación del espacio en la Avenida Colón.

"Gilda entendió muy bien la vocación de la Casa de la Cultura como un espacio en el que no solamente se presenta el trabajo de los artistas, sino que es un espacio de formación y de participación de los artistas", expresó Tijerina.

"Recuerdo muchas veces que decía que no había recursos en la Casa de la Cultura, pero nunca descuidó el papel de los talleres culturales. Ése es un aspecto importante en los promotores culturales".

Ayer, a su funeral en las Capillas Benito M. Flores asistieron personalidades de la cultura, la política y la academia local.

Entre ellos estaba Fidel Chávez, catedrático de literatura y amigo de Domínguez, quien destacó su capacidad de conciliar diferentes formas de ver la cultura y la política.

"Siempre trató de armonizar", comentó Chávez. "Creo que (como funcionaria cultural) con ella se trabajó de manera muy armónica y muy respetuosa".

Como directora del Centro de las Artes, Domínguez estuvo a cargo de exposiciones como la de "Abu Ghraib", de Fernando Botero.

"Esa exposición fue el debut de ella en el Centro de las Artes", dijo Rocío Castelo, historiadora y crítica de arte.

"Ella ponía mucho hincapié en entender el dolor humano", comentó. "Eso me encantaba porque generalmente en la cuestión de arte se ve como algo frío, y ella se involucraba tanto emocionalmente, que lograba hacernos a todos cómplices de lo que ella hacía".

El político Lucas de la Garza subrayó también su sensibilidad extrema.

"Su carácter le permitió reunir a personas de muy diversos ámbitos de primer nivel cultural en México y eso se debía a que tenía definitivamente una sensibilidad cultural extrema", comentó en entrevista.

A Gilda le sobreviven su esposo, el editorialista de EL NORTE, Sergio Elías Gutiérrez y sus hijos Sergio Elías y Anahí.

En 2009, al dejar la dirección del Centro de las Artes, Domínguez declaró sobre su trabajo en este espacio del Parque Fundidora.

"Me pareció una experiencia padre, me siento orgullosa y contenta. Pero éstos son cambios naturales que se tienen que dar".


Hora de publicación: 00:00 hrs.

Notas Relacionadas