Más de OPINIÓN
Recibe en tu email las próximas
columnas de Daniel de la Fuente
1 mes
2 meses
3 meses

Cuaderno de cuarentena



HOJEANDO / Daniel de la Fuente
en EL NORTE


Todos hemos vivido de distinta manera esta epidemia histórica: hay unos que han cumplido las indicaciones de la autoridad y permanecen en casa, otros han tenido que salir a ganarse el sustento y unos más han transitado estos días inciertos como una curiosidad.

La enfermedad y la muerte, sin embargo, son las constantes en esta temporada inusual, lo que no ha detenido a algunos en sus afanes. Uno es el imprescindible poeta Eduardo Zambrano, quien en plena pandemia publicó el libro Disperso, en el 2020, en el catálogo de la Universidad Autónoma de Nuevo León, con un cuadro extraordinario de nuestra artista Lupina Flores en la portada.

Apenas unos meses después, Zambrano (Monterrey, 1960), poeta, traductor y ensayista, vuelve a la mesa de novedades con un libro cercano a sus quereres: la literatura oriental. Durante el resguardo, el escritor terminó un libro con tankas que le permitieron, afirma, observar a través de la ventana de la poesía esta nueva realidad.

El tanka, cuenta, a diferencia del haiku, no ha gozado de tantos reflectores ni atención en Occidente, siendo que aquellos poemas de 31 sílabas agrupadas en la secuencia de 5-7-5-7-7 se remontan al siglo 7 y son una de las formas poéticas más antiguas y celebradas de Japón.

Zambrano hizo sus propios tankas, 60 en total, que conforman el libro Cuaderno de cuarentena, publicado por Oficio Ediciones, en que narra las vicisitudes de permanecer en casa y su merodeo por la naturaleza y la imaginación.

Son algunos: "Escucho el viento / en este largo día. / No se está quieto. / Yo tampoco estoy quieto / y sigo divagando".

"Llegan los versos / y no sé quién los manda. / ¿Quién es su dueño? / ¿Por qué me los envía? / Solo soy el que escribo".

"En la ansiedad / ya todo se confunde: / polvo en el viento / como un suspiro en vano, / como un tiempo vacío".

"Por tanto tiempo / dejada en el olvido. / No tiene un nombre / o tiene muchos nombres. / Regresa la esperanza".

La propuesta de Zambrano, así lo argumenta, intenta pactar un acuerdo entre el devenir cotidiano y el encuentro con el mundo natural que nos rodea: "Intenté sugerir, aparte de cada poema en sí mismo, un hilo conductor; no una idea que se desdobla, sino un sentimiento que se extiende".

Añade: "Curiosamente, en México la pandemia inició al entrar la pandemia del 2020. Desde entonces, nada ha sido igual, incluyendo todos estos poemas".

Un libro fundamental, acaso el mayor que se ha escrito en la Ciudad durante esta época excepcional de nuestras vidas, y que nos recuerda el espíritu de esta realidad a la que no podemos acostumbrarnos.

Oficio Ediciones ha publicado del autor dos libros también imprescindibles: los dos tomos de su experiencia en la lectura y la reseña llamados Las huellas del lector.


FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS