Más de ElNorte
Él es oro olímpico, tejedor y generoso
Rinden con mural homenaje a 3 maestros fallecidos
Choque cultural la hace influencer
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

¡Es un pájaro! No, es un reptil

  • Los restos fósiles de este pequeño reptil del Cretácico se encontraron en una pieza de ámbar, en Myanmar. Foto: Especial
EFE
Durante un año fue considerado el dinosaurio con plumas más pequeño conocido, apenas del tamaño de un colibrí.

Sin embargo, un nuevo estudio indica ahora que aquella especie, Oculudentavis khaungraae, era en realidad un reptil del Cretácico.

Si como dinosaurio aviano ya era especial, como lagarto también es extremadamente raro, de acuerdo con el equipo internacional de científicos que ha publicado la investigación reciente en Current Biology.

Los expertos liderados por Arnau Bolet, del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Cursafont, basaron sus estudios en otro espécimen fósil hallado en 2019 que procedía de la misma mina que el Oculudentavis khaungraae.

En marzo del 2020 se describió aquella nueva especie de dinosaurio aviano, a partir de un pequeño cráneo de 99 millones de años de antigüedad atrapado en una piedra de ámbar de Myanmar.

Pero tras la publicación del hallazgo en Nature algunos expertos se mostraron escépticos sobre la identidad del animal y finalmente los autores acabaron retirando el artículo.

El nuevo espécimen sobre el que trabajaba el segundo equipo también estaba encerrado en ámbar, que contenía el cráneo y partes del esqueleto, y mostraba algunas características morfológicas nunca antes vistas.

"El espécimen nos desconcertó a todos al principio porque si se trataba de un lagarto ¡era uno muy, muy raro!", señala Bolet, en un comunicado.

Tras conocer la existencia del Oculudentavis khaungraae, el equipo concluyó que aquel que había sido clasificado como dinosaurio avaino y el espécimen que ellos habían estudiado podían considerarse, sin duda, como miembros del mismo género de lagarto.

El segundo espécimen se ha descrito como una nueva especie dentro del género Oculudentavis y bautizado como Oculudentavis naga para honrar a varios grupos étnicos nativos de India y Myanmar.

Ambos fósiles (O. naga y O. khaungraae) fueron segmentados digitalmente mediante un escáner de microtomografía computarizada para obtener imágenes detalladas de cada uno de los huesos y estudiar mejor las diferencias.

"Concluimos que ambos especímenes eran lo suficientemente parecidos como para pertenecer al mismo género, Oculudentavis, pero presentan una serie de diferencias que sugieren que se trata de especies distintas", agrega Bolet.

Con esa información, el equipo concluyó que el Oculudentavis no es un pájaro y que su parecido con las aves se debe a la convergencia en las proporciones del cráneo, pero en realidad no presenta ningún carácter físico que sustente la idea de una relación próxima con las aves.
Hora de publicación: 05:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS